fbpx

¿Quieres saber más sobre la etapa de tu peque?Peques de 9-12 meses

Si no estás apuntada/o a un gimnasio, no te va a hacer falta porque tu peque te va a mantener en forma en los próximos meses.  😊

Tu peque está constantemente en movimiento. Nada lo hace más feliz que tirar una cuchara o cualquier otra cosa que tenga a mano… Si no estás reprimiendo la necesidad de decirle «¡no!», lo más probable es que ya se lo hayas dicho unas cuantas veces en el transcurso de las últimas horas. ¡Bienvenido a la vida con un niño de 9 a 12 meses! A esta edad, el desarrollo del peque es muy rápido, por lo que es una etapa ideal para realizar actividades de estimulación, en la que el niño va a ir cogiendo más confianza, y consolidando su capacidad de desplazamiento.

En esta etapa empezará a gatear y luego a caminar, y su alcance se extenderá desde el interior de su cuna al mundo entero que lo rodea. Empezará a balbucear, y con el tiempo formará sonidos y luego palabras como «mamá» y «papá». Empezará a manotear objetos y finalmente aprenderá a agarrarlos y también a alimentarse.

La mayoría de los peques de esta edad se pueden sentar sin ayuda y ponerse de pie por sí solos. Se arrastran, gatean y se desplazan apoyándose en los muebles hasta que finalmente comienzan a caminar. Al final de esta etapa, es probable que tu peque dé los primeros pasos sin necesitar apoyo.

Ayúdale a lograrlo permitiendo que gatee libremente y dándole apoyo cuando intente levantarse. Con la habilidad de caminar se produce un acelerón en el desarrollo del lenguaje, así que prepara a tu peque reforzando el nombre de cada uno de los objetos. Señálale las cosas y llámalas por su nombre. Aunque tu peque todavía no pueda pronunciar las palabras, le ayudará a entender el proceso y el significado de señalar. Recuerda que cada peque se desarrolla a un ritmo diferente, y mientras que algunos caminan, muchos otros siguen gateando durante todo el primer año de vida.

Vamos a observar también una mejor coordinación entre manos y ojos. La mayoría de los peques de esta edad se pueden alimentar cogiendo la comida con las manos, debido a que es capaz de coger los alimentos o los objetos pequeños haciendo pinza con el dedo pulgar y el índice. Tu peque puede disfrutar golpeando bloques de construcción, colocando objetos dentro de un recipiente y sacándolos, o tocando cosas con el dedo índice.

En esta etapa aparecen las conductas intencionales, es decir, el niño es capaz de coordinar medios y fines. Sus acciones tienen una intención clara, ya que están dirigidas a alcanzar un objetivo y parecen más “inteligentes” que en etapas anteriores. Puede, por ejemplo, apartar un peluche para coger un cochecito. Esta secuencia de medios-fines tiene una importancia vital en el desarrollo del concepto del objeto.

Durante este periodo, el peque ya puede interpretar indicios de acontecimientos inmediatos que no están directamente ligados a su propia conducta en forma de estímulo-respuesta. Por tanto, es capaz de anticipar que algo del mundo exterior va a ocurrir. Esto le ayuda a empezar a entender que el mundo exterior está ordenado y que él tiene cierto control sobre el mismo.

La mayoría de los peques de esta edad evolucionan en el lenguaje, respondiendo a solicitudes verbales simples. Es posible que tu peque adquiera la habilidad de hacer distintos gestos, como sacudir la cabeza para decir que no o mover la mano para saludar. Es de esperar que el balbuceo de tu peque tenga otra entonación y evolucione para convertirse en palabras como «dada» y «mama». Es posible que escuches algunas exclamaciones, como «¡uh, oh!».

Cuando se le llama por su nombre, lo reconoce y responde. Repite palabras simples como papá y mamá, mostrando su evolución en el lenguaje hablado.

A esta edad, el juego empieza a convertirse en una actividad mucho más divertida y lúdica para el peque. Empieza a disfrutar del “medio” y no sólo del “fin”. Es decir, es capaz de ignorar por qué lleva a cabo una acción para ejercitar el medio por simple placer. Por ejemplo, le gusta estirar una cuerda a la que va unida un juguete, olvidando por qué la estira (para poder coger el juguete).

El juego, igual que la imitación, empieza a convertirse en un instrumento del desarrollo intelectual, constituyendo un elemento imprescindible para el aprendizaje y el desarrollo mental del niño.

A diferencia del la etapa anterior, a partir de ahora el peque es capaz de imitar conductas diferentes de sus actividades habituales. Es decir, puede aprender por imitación con sólo mirar lo que hacen los demás. El aprendizaje por observación es una fuente muy importante de progreso intelectual y evolutivo. Además, el peque puede imitar acciones aunque no se vea o se oiga a sí mismo realizándolas.

A medida que el peque vaya comprendiendo mejor la permanencia de los objetos, será capaz de encontrar fácilmente objetos ocultos. Si bien puede llorar cuando sales de la habitación, tu peque comenzará a darse cuenta de que tú existes incluso cuando no puede verte. Es posible que veas que tu peque desarrolla nuevas habilidades cognitivas, y te imita cepillándose el cabello, presionando los botones del mando a distancia de la tele o «hablando» por teléfono.

Objetivos de ésta etapa...

El peque empieza a consolidar el gateo, y se prepara para uno de los grandes hitos en su pequeña vida… ¡Caminar!
Además, va a consolidar avances en la motricidad fina, como la coordinación ojo-mano.

  • Se sienta y se levanta con apoyo. Gatea.
  • Al final de la etapa, podría comenzar a dar sus primeros pasos con ayuda.
  • Juega con la cuchara y se la lleva a la boca sólo.
  • Pinza y agarre, coordinación entre ojos, movimiento y memoria se fortalece hacia el final de la etapa (por ejemplo, coger un guisante)
  • Es capaz de soltar objetos pequeños dentro de un envase, o de garabatear sin imitar patrones.
  • Empieza a colaborar cuando le vestimos.

A nivel cognitivo, tu peque desarrolla la conducta deliberada, es decir, suma lo que ha aprendido con conductas que le han funcionado antes para alcanzar sus metas, y se empieza a desarrollar la conducta compleja dirigida a metas (distingue medios de fines)

  • Colabora en juegos de imitación.
  • Encuentra objetos escondidos con facilidad.
  • Empieza a usar los objetos correctamente (cuchara, etc..)
  • Aprende a generalizar la experiencia para resolver nuevos problemas.
  • Intenta meter envases de igual forma y diferente tamaño uno dentro de otro (usar un objeto como contenedor de otro), y meter/sacar objetos pequeños de un envase.
  • Pasa las páginas de un cuento e intenta coger/tocar las ilustraciones.
  • Cuando se cae, le duele (asociaciones más complejas a nivel cognitivo)
  • Entiende que las cosas existen, aunque no las pueda ver (ausencia-presencia)
  • Evolución de la memoria de eventos y situaciones.
  • Empieza a asociar la palabra con el objeto.
  • Consolidación de conceptos de etapa anterior, tales como arriba- abajo, adentro-afuera, grande-pequeño, y primeras figuras geométricas. (círculo)
  • Categorizar : es capaz de reconocer un nuevo ejemplo de cierto tipo:
    • Animales
    • Colores

En lo relativo al lenguaje, tu peque ha evolucionado notablemente, ya que comprende instrucciones sencillas como toma, dame, chupete, agua, baño, etc. Y también empieza a comprender el no.

  • Obedece a una orden simple cuando va acompañada de gestos.
  • Emite las primeras palabras con significado, además de responder con gestos si, no.
  • Trata de imitar las palabras del cuidador.

En cuanto al ámbito social/personal, ya responde cuando se le llama por su nombre, y le gusta ser el centro de atención. Se reconoce a si mismo en el espejo, y toca la imagen cuando se le pregunta quién está allí.

  • Empieza a abrazar y besar a adultos y a otros niños.
  • Juega al toma/dame cosas continuamente.
  • Presta atención a conversaciones.
  • Hace gestos sociales de manera intencional (Hola, adiós, negar con la cabeza)
  • Posibilidad de elegir, comienza a tomar decisiones. (desarrollo de la autonomía).

Importante tener en cuenta 

Debido al notable avance en el desarrollo motor de esta etapa, el pequetip de la etapa anterior de crear un entorno seguro para tu explorador/a, toma más relevancia si cabe en esta etapa, y así lo reiteramos:

Crea un entorno seguro para que explore. En la medida de lo posible, mantén únicamente objetos seguros al alcance de tu peque. Aleja cualquier cosa que pueda ser venenosa, pueda representar un riesgo de atragantamiento o pueda romperse en fragmentos pequeños. Cubre los enchufes, usa puertas en las escaleras, pon los cordones de las cortinas o las persianas fuera de su alcance, y coloca cerraduras para niños en las puertas y los armarios. Si tienes muebles con bordes puntiagudos, quítalos de las habitaciones en las que juega tu peque. Haz lo mismo con los objetos ligeros que el peque pueda usar para ponerse de pie, como maceteros, mesas decorativas, macetas y lámparas de pie.

Respecto al desarrollo cognitivo, es muy importante dar sentido a su mundo. Ser perseverantes y esforzarse en los siguientes aspectos:

  • Como adulto intentar dar más protagonismo al peque en los juegos de interacción
  • Hacer preguntas al peque para tomar decisiones.
  • Jugar a simular situaciones y divertirse juntos.
  • Jugar a ejercicios de memoria y recordar.
  • Intentar hacer cosas nuevas y diferentes.