fbpx

¿Quieres saber más sobre la etapa de tu peque?Peques de 6 - 9 meses

Primero de todo, ¡felicidades! Tu peque ya ha cumplido medio añito, ya es mayorcito y su desarrollo y sus progresos son cada día más evidentes. El inicio del gateo, sus primeros balbuceos, el desarrollo de sus sentidos…Tu pequeño se está convirtiendo en un niño sano y feliz. De los seis a los nueve meses de edad el principal cambio en el crecimiento de tu hijo está relacionado con la alimentación. Tu peque empieza ya a tener sus primeros dientes y, por lo tanto, a partir de los seis meses debes empezar a introducir la alimentación complementaria en su dieta. La fruta y la verdura, los cereales, el pescado y el huevo, la carne… Aparte de los cambios físicos, deberás tener en cuenta el aspecto psicológico para garantizar un crecimiento saludable de tu hijo: qué medidas tomar si no aprende a gatear, por qué lo tira todo por el suelo, cómo actuar para hacerle entender un “no”. Son aspectos muy importantes en esta etapa.

Centrándonos en su desarrollo, vuestro peque ya ha adquirido la capacidad de controlar los movimientos de sus manos guiados por la vista, logro que se perfecciona durante esta etapa. El peque ya ha asimilado la causalidad, y como le resulta sorprendente
y divertida, la repite una y otra vez por el puro placer de revivir el resultado que acaba de obtener.

Esta conducta representa un auténtico progreso a nivel intelectual. Ahora el peque empieza a mostrar un mayor interés por los efectos de sus acciones sobre los objetos y el mundo exterior. De esta forma se vuelve cada vez más abierto intelectual y socialmente. Se va convirtiendo en un explorador de objetos, y la curiosidad es el motor que alimenta su desarrollo.

En esta etapa, también es capaz de cogerse el pie y llevárselo a la boca. Además, puede reconocerse ante el espejo, acariciar su imagen. Imita gestos, como decir “adiós” y dar palmadas. Vocaliza varias sílabas como inicio del lenguaje hablado y es capaz de imitar las conductas de un adulto.

En esta fase, el peque hace grandes progresos en sus cambios de postura, llegando incluso a intentar reptar dándose impulso con brazos y piernas, o mantenerse sentado en el suelo sin apoyo. Una vez aprendida esta maniobra, se atreverá a gatear sobre las rodillas y las manos.

Algunos peques empiezan a arrastrarse por el suelo, intentan levantarse e incluso intentan caminar sobre sus extremidades. Para muchos, esto es el preludio del gateo, mientras que otros no lo harán nunca ya que pasarán directamente a caminar.

En lo relativo al lenguaje, empezará a balbucear, y con el tiempo formará sonidos y luego palabras como «mamá» y «papá». Empieza a atender cuando se le llama por su nombre, y comprende ordenes sencilla. Estos cambios milagrosos se desarrollan con el tiempo y cada niño los alcanza a un ritmo diferente, pero ten presente que poco a poco está creciendo y evolucionando, así que disfrútalo al máximo, es apasionante ver todos los cambios que empiezan a producirse en su desarrollo.

En esta etapa de la vida vas a comprobar que puedes empezar a jugar con tu peque a un nivel totalmente diferente y verás cómo se expande su mente. Como siempre, es importante recordar que cada niña/niño se desarrolla a un ritmo único, así que trata de ser paciente y comprensivo mientras tu peque comienza a explorar el mundo de su alrededor.

Objetivos de ésta etapa...

El peque empieza a mantenerse sentado con apoyo, y posteriormente sin apoyo. Comienza a arrastrarse, coger y golpear objetos, e incluso a tirar objetos al suelo. Se lleva alimentos y objetos a la boca. Da palmas con las manos y comienza con el gateo.  

  • El bebé se inclina hacia los objetos y se mueve hacia ellos.
  • Comienza a sentarse solo, gatear o arrastrarse.
  • Ajuste de los movimientos de su mano para lograr agarrar y soltar diferentes objetos con todos los dedos de la mano.
  • Inicio del uso de pinza, y de la coordinación de manos y ojos para recoger objetos pequeños.
  • Es capaz de coger su chupete y llevárselo a la boca
  • De estar en la posición boca abajo puede pasar a incorporarse solo

Ha evolucionado en el desarrollo del concepto causa-efecto, y en el concepto de permanencia del objeto. Comienza la exploración temprana de figuras geométricas, y presta mucha atención a propiedades y detalles de los objetos. Además, empieza a relacionar conceptos como adentro y afuera, arriba y abajo.

  • Sonríe ante su imagen en el espejo, pudiendo llegar a acariciarla, jugar con ella o intentar coger la imagen mientras comienza a parlotear.
  • Se lleva alimentos y objetos a la boca.
  • Muestra anticipación cuando va a aparecer el adulto en el juego.
  • Agarra y suelta figuras geométricas.
  • mete el dedo en los agujeros de un tablero para explorar.
  • Se interesa por las ilustraciones grandes de un cuento.
  • Encuentra un objeto escondido (permanencia de objeto)
  • Tira los objetos para ver cómo caen y oír el ruido que hacen.

Nuestro peque ha mejorado en el lenguaje. Localiza sonidos provenientes de diferentes direcciones y muestra agrado y realiza movimientos ante canciones infantiles.

  • Comprende órdenes sencillas : toma y dame
  • Realiza juegos sencillos y canciones con gestos, es una forma de comunicarse.
  • Reconoce de dónde viene los sonidos.
  • Participa en juegos sociales y trata de obtener respuestas de la gente.

En el aspecto social, empieza a atender cuando le llaman por su nombre, imita gestos, y ha evolucionado la memoria de los rostros, mejorando su capacidad de reconocer voces, personas conocidas y desconocidas.

  • Reconoce cuando hace algo bien y repite actuaciones.
  • Acaricia objetos suaves y a las personas.
  • Se altera y llora cuando se va la madre/padre. Demuestra ansiedad de separación.
  • Imita palmas y empieza a realizar el movimiento de adiós
  • Deja caer objetos y disfruta al ver que los recogen.

Por último, pero no menos importante, trata de que la casa esté “a prueba de bebés” antes de que tu peque empiece a gatear, por ejemplo, cubriendo los enchufes y tomando otras medidas de seguridad.